Vivir de lo que te apasiona es posible, si sabes hacerlo

vivir-de-lo-que-te-apasiona-es-posible
Si buscamos en Google la experiencia de algún famoso y exitoso CEO, difícilmente encontraremos alguna declaración en la que admitan haber llegado a donde están, haciendo algo que no les apasionara. Y es que si revisamos la definición de “Pasión” entendemos que al tratarse de un fuerte sentimiento de absoluta satisfacción que produce el deseo de hacer incansablemente algo, sabemos que seguramente termina en el logro de los objetivos.

Obviamente, esos referentes que se utilizan con frecuencia a nivel global para hablar de negocios y “éxito” – por ejemplo Mark Zuckerberg, Walt Disney, Jeff Bezos, Elon Musk y Steve Jobs- lo hicieron y hacen con pasión.

Pero hay que estar atentos con las expectativas que puede generar la frase “dedícate a lo que te apasiona”; pues esto no te lleva automáticamente a la concreción de tus objetivos de vida ni garantiza que puedas vivir de ello por siempre. Soy escéptico cuando veo que se usa con cierta ligereza esa afirmación; sobre todo si no viene acompañada de una explicación clara de cómo hacerlo viable y sustentable.

Quienes nos dedicamos a acompañar/desarrollar Marcas Personales, debemos evitar que haya posibilidad alguna de generar falsas expectativas; sobre todo si queremos ganar credibilidad y confianza para nuestra labor.

 

Hacer lo que te apasiona no es garantía de nada

“Dedicarnos a lo que nos apasiona” no es de ninguna manera un boleto exprés al éxito, bienestar, felicidad… Todos tenemos algo que nos apasiona -es casi imposible que no sea así-; pero convertirlo en tu trabajo, producto o servicio, tu día a día, pasa por una revisión exhaustiva en lo intrapersonal y también de ese entorno en el que te desenvuelves.

Se trata de preguntarte ¿Esa pasión conecta realmente con tus habilidades, competencias y conocimientos? ¿Cómo se relaciona con tu propósito de vida? ¿Qué esperas lograr y con qué recursos clave cuentas para hacerlo?

No evaluar las condiciones personales ni el ambiente donde te desenvuelves para iniciar una carrera por lo que te apasiona, muy probablemente te puede llevar al fracaso y por consiguiente a la frustración; o puede ser que lo logres pero después de haber derrochado una cantidad de recursos.

Apoyarte en un consultor/coach/mentor en Personal Branding puede ayudarte a viabilizar -de manera sistematizada- eso a lo que quieres dedicarte; convertirlo en diversas variables según tu formación, capacidad e intereses, siendo lo más efectivo y eficiente posible.

 

Dejar tus miedos a un lado ¡Claro! pero ¿cómo?

Debo admitir que afirmaciones como “deja a un lado tus miedos y lánzate” también me generan un rechazo automático. Me recuerda todos los golpes que El Coyote se daba cuando sin miedo buscaba cumplir la hazaña del Correcaminos; son muchos los trastazos que se pueden evitar ante audiencias y lectores que asumen los consejos de manera literal.

Por supuesto, además de contar con las competencias, habilidades y conocimiento para hacer realidad nuestra pasión como estilo de vida sustentable; también debemos superar ciertos miedos que en ocasiones o no tenemos identificados o sabemos cuáles son, pero desconocemos su origen.

Por ello, y a mí me ha tocado, cuando trabajamos con profesionales/emprendedores, en definir su plan de carrera o de negocio -de manera independiente o como parte de un proyecto/organización- puede ser necesario hacer equipo con un psicoterapeuta que nos ayude en este aspecto.

Hay miedos que tienen como origen el desconocimiento o la falta de claridad en lo que haces o quieres hacer;  podemos solucionar esto fácilmente al darle orden y sentido a ese plan personal que representa cada quien. Una revisión sistematizada comprende el abordaje integral que hace un especialista con la capacidad de ayudarte a determinar tu propósito, a construirlo juntos, a partir de lo que te apasiona.

Te invito a leer también “4 errores de Marca Personal que debes evitar al emprender”.

 

Ahora: a definir tu propuesta de valor

Cuando logras tener claridad, definir tu propuesta de valor, determinar eso que te diferencia y qué es lo que aportas es más fácil; te empodera en un entorno altamente competitivo y dejas de ver a los otros como amenaza, rompiendo con todos los miedos que limitaban tu crecimiento.

Sólo cuando has definido tu propuesta de valor, cuando identificas y superas tus miedos –sabes qué vas a hacer y cómo debes hacerlo- es cuando puedes empezar a proyectarte de manera asertiva.

Ser referente en lo que hacemos, amerita un trabajo interno de identificación de capacidades, fortalezas y habilidades; además del abordaje de un plan de acción para empezar con la exposición que quiero de mí, lo que quiero que otros vean en mí. Lo que aplica tanto para emprendedores, profesionales con un plan de carrera, como para líderes de empresas.

Es así como quienes nos dedicamos a esta disciplina tan joven como es el “Personal Branding” podemos aportar al crecimiento y posicionamiento personal/profesional de alguien que quiere promoverse con una idea o proyecto, producto o servicio.

Seguro te interesa conocer más sobre: “Consejos para potenciar tu Marca Personal en redes sociales”.

De seguro tienes alguna pasión y no sabes cómo convertirla en eso que haces día a día; también puede pasar que aún no tienes claro lo que te apasiona, no es mal de morir. Deja un comentario y seguro te podré echar una mano por este medio; también puedes escribirme un mensaje al correo electrónico gpatrizzi@conversa-ce.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: