¡No hay medios obsoletos!

En la primera empresa que asesoré, como director de Conversa C&E (hace un año exactamente), una de las integrantes del equipo de comunicaciones me preguntaba ¿Cuál es el mejor medio para difundir a nivel interno?

Es una pregunta fácil -digo, fácil de hacer-, que hacen con frecuencia estudiantes en las aulas de pregrado (entendible) y algunos profesionales que pasaron hace tiempo por esa etapa académica (algo que no debería ser).

– Depende…- esa fue mi respuesta, es la acostumbrada; y siempre viene acompañada de unos segundos de silencio, para incentivar la auto-reflexión en mis interlocutores. A veces funciona.

– ¿Conoces realmente a los colaboradores de tu organización? ¿Sabes cómo es el ambiente interno en el que se desenvuelven?- dos preguntas que hice después de mi pausa, y que igualmente realizo cuando voy a iniciar mi argumentación al respecto.

Obviamente, la respuesta es afirmativa o es negativa, no hay más opciones. “Más o menos”, es un “no”.

 

¿Qué opinan ustedes?

Las actitudes, valores, creencias y rutinas de los colaboradores, así como las condiciones del ambiente de trabajo, son las bases para determinar qué medios utilizar.

Hay organizaciones que buscan propiciar o fortalecer la comunicación unidireccional, bidireccional o en redes; todo depende de la cultura, del ambiente y el propósito de la gestión comunicacional. Cada organización es una realidad distinta y debe abordarse con esa visión.

– En una empresa compuesta por 150 personas que trabajan en el campo sembrando y cosechando, donde se desea conocer las sugerencias y aportes para optimizar los tiempos y reducir la jornada laboral, sin afectar la productividad, los medios a utilizar serán muy distintos que en una institución pública (ubicada en la capital del país) que atiende a 2.500 ciudadanos diarios, donde se busca formar y concientizar a los colaboradores sobre una atención eficiente al público; o en una trasnacional que ensambla vehículos, cuya sede matriz funciona desde hace 35 años en una localidad rural, donde deben encontrarse soluciones conjuntas ante una posible mudanza de ciudad, debido a presiones de la comunidad, de la que forman parte los mismos trabajadores- cité como ejemplo.

Todos son casos diferentes en los que reuniones de trabajo, redes sociales corporativas, boletines internos, carteleras informativas digitales o análogicas, conversatorios y hasta buzones de sugerencias, por mencionar algunos, son medios -plataformas de comunicación, o de difusión- que pueden ayudar al éxito de la gestión comunicacional, siempre y cuando sean pertinentes en cuanto a la gente, lugar y situación.

 

Estrategias erradas

Por lo tanto, no hay medio obsoleto… hay estrategias erradas que se aplican por desconocer la realidad de nuestros públicos internos, las condiciones del medio ambiente de trabajo y -por supuesto- las características y bondades de cada plataforma.

La respuesta de la colega a las dos preguntas iniciales fue “más o menos” Seguidamente, destaqué: “debemos trabajar primero en conocer a los colaboradores y en caracterizar el ambiente de trabajo actual dentro de la organización, para después -con base a los objetivos y estrategias que nos propongamos– establecer cuáles serán los medios con los que trabajaremos”.

-Pero hiciste referencia al buzón de sugerencias, eso si es obsoleto ¿No crees?- insistió.

-¡No hay medios obsoletos! La obsolecencia está en quienes creen que el medio es el fin– respondí.

9 Responses to “¡No hay medios obsoletos!

  • Karina Blanco
    6 años ago

    Definitivamente es una de las interrogantes que todos los que manejan la información dentro de las organizaciones desean resolver; con la esperanza que el canal por si solo garantice el éxito. Sin duda conocer nuestras audiencias internas es vital, como vital es asegurarnos que llevamos un mensaje de interés. A veces no es por dónde lo dices sino lo qué dices, lo que puede o no, despertar una línea de comunicación.
    No hay medios obsoletos, de hecho, unos complementan a otros. No todos recibimos los mensajes de la misma manera, algunos serán más auditivos otros más visuales. Conoce tu audiencia – identifica el canal.

  • Es tal cual Karina: “Conoce tu audiencia —> Identifica el canal”. Gracias por tu comentario…

    ¿Qué te parece si seguimos compartiendo?

    ¡Un abrazo!

  • Hola Gabriel, muy buen punto de vista el desarrollado en tu artículo, con el que coincido 100%. Muchas veces la incapacidad profesional de los responsables de los medios o canales atenta contra la potencialidad de cada medio, sobre todo por desconocimiento de las características particulares de cada uno y su oportunidad en el contexto en el que se pretende influir.

    A modo de aporte, te cuento que busqué en la RAE (siempre vuelvo a las fuentes) y encontré un giro al respecto obsoleto. Por lo que me permito aportar que: Sí hay medios obsoletos por lo poco y hasta mal usados! Es decir, convivimos con malos profesionales que desconocen como aprovechar al máximo los canales, no conocen a sus públicos y por lo tanto no logran los resultados esperados y culpan a los canales en lugar de aprender cómo mejorarlos y mejor usarlos. Un gran abrazo, Marco

    obsoleto, ta. (Del lat. obsolētus).
    1. adj. Poco usado.
    2. adj. Anticuado, inadecuado a las circunstancias actuales.

    obsolescencia.
    1. f. Cualidad de obsolescente.

    obsolescente. (Del lat. obsolescens, -entis).
    1. adj. Que está volviéndose obsoleto, que está cayendo en desuso.

  • Cada organización es única. Y según su cultura le van mejor unos medios que otros.
    Los medios se pueden rejuvenecer y dar un aire de novedad. Todo depende de la creatividad del profesional que lo maneje, de cómo explote el mensaje, del elemento novedoso que añada…todo es cuestión de creatividad. ¡Un abrazo!.

  • Este post debería ser más difundido. Los medios de comunicación interna, efectivamente, se deben adaptar al medio donde se desarrolla la actividad laboral y a los usuarios a quienes van dirigidos.
    EL profesional que los promueva tiene que estar consciente de que sin importar de qué medio utilice, hay que generar la retroalimentación, para estar seguro de que lo que comunica sea entendido, éste es el fin último.
    En mi experiencia, el Outlook o correos internos, son buenos para difundir información corporativa y demás. Pero cuando se trata de dar instrucciones, nunca un profesional debe dar por entendido que su receptor o subordinado, al leer dicho mail lo entenderá a la primera. Muchas veces se comete ese error, y cuando llegan los resultados, éstos no son los esperados.
    No hay que esperar a que esto pase, hay que encontrar la manera de tener siempre un feedback, cualquiera que sea el medio que utilicemos.

    Gracias por compartir este medio de expresión y sobretodo la información tan valiosa.
    Saludos Gabriel y comunidad, ¡Qué sigan los éxitos!

Trackbacks & Pings

  • ¡Comunícate bien! Y haz más rentable tu Pyme | Reflexiones Comunicacionales :

    […] del correo electrónico, reuniones semanales e incluso la mensajería instantánea ¡Recuerden! No hay medios obsoletos… Sin embargo ¡No olvidar! La comunicación cara a cara es la mejor opción ¿Y esto se […]

    5 años ago
  • Comunicadores de Latinoamérica y España opinan sobre los desafíos de la Comunicación Interna para 2015 | Cultura Comunicativa :

    […] plataformas y formatos -especialmente los digitales (las RRSS son una opción, no la única: ¡No hay medios obsoletos!)- para lograr generar engagement y gestionar la […]

    4 años ago
  • 6 aportes latinoamericanos a la Comunicación Interna | Reflexiones Comunicacionales :

    […] Y en este encuentro se dejó ver así, que ningún medio es obsoleto en la Comunicación Interna, ni los offline ni los online; todo depende de la realidad y cultura […]

    3 años ago
  • 22 películas de Comunicación Empresarial | Reflexiones Comunicacionales :

    […] The Martian (“Misión rescate”) Estados Unidos, 2015. Durante una misión a Marte de la nave tripulada Ares III, una fuerte tormenta se desata dando por desaparecido y muerto al astronauta Mark Watney (Matt Damon), sus compañeros toman la decisión de irse pero él ha sobrevivido. Está solo y sin apenas recursos en el planeta. Con muy pocos medios deberá recurrir a sus conocimientos, su sentido del humor y un gran instinto de supervivencia para lograr sobrevivir y comunicar a la Tierra que todavía está vivo esperando que acudan en su rescate, (sinopsis tomada de Wikipedia). Un ejemplo vivo de la imperante necesidad que tiene el ser humano de comunicarse, de sentirse escuchado, de poder expresarse, de poder dejar testimonio. El motor de ello: una mala decisión de la líder del grupo quien, al no tener comunicación con Mark Watney, asume que no hay nada qué hacer por él y lo abandona a su suerte; una interesante analogía sobre un típico error o barrera en la comunicación organizacional.  Por otro lado, la terrible burocracia al interior de la NASA, y la esperanza resultante al lograr tener una comunicación cuasi arcaica (pero comunicación al fin) con el protagonista de la película, que a la postre, sería la que le salvaría y lo traería de vuelta.  Este film también ilustra lo que creemos en Conversa C&E: en la Comunicación Organizacional no ha medios obsoletos. […]

    3 años ago

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: