“Seguir tu pasión” puede ser una trampa

seguir-tu-pasion-puede-ser-una-trampa

Hace siete años escribí este contenido para mi blog “Vivir de lo que te apasiona es posible, si sabes hacerlo”, entonces quise ser políticamente correcto y no ser tajante en advertir que “seguir tu pasión” puede ser una trampa que te lleve al fracaso o la frustración.

¿Cuántas veces has escuchado el consejo “sigue tu pasión” como la receta infalible para el éxito y la felicidad?

En la superficie, parece un camino dorado hacia una vida plena.

Al mismo tiempo, muchos se rompen la cabeza y se desviven porque no sienten (o no recobran) entusiasmo por nada.

Algunos creen que existe un cupido para la vocación, y que no han tenido la suerte de ser flechados.

Leyendo “El libro de las grandes preguntas”, de Warren Berger, me topé con esta idea:

La pasión no es algo que uno sigue; es algo que te sigue a ti cuando te esfuerzas verdaderamente en ser alguien valioso para el mundo´. Ante esta situación, Carl Newport aconseja: escoge una carrera que te parezca interesante (y deja la pasión fuera); después esfuérzate en ser bueno en ello, al final se puede convertir en tu pasión.

Asimismo, el autor cita a Elizabeth Gilbert (escritora norteamericana), quien destaca que dejó de aconsejar a la gente a que “siguiera su pasión” porque solo presiona a quienes no tienen idea de cuál podría ser su verdadera vocación.

Gilbert sugiere seguir la curiosidad.

“Seguir eso que te llama la atención puede llevarte a descubrir la o las actividades que te apasionan”, dice.

La pasión puede tener fecha de caducidad

También es cierto que esa pasión por algo (si la conseguiste) se acaba, porque lo que hacías ya no es tan relevante para el mundo. Puede ser que ya no cuentes con las mismas habilidades y competencias. Tal vez salieron soluciones más tecnológicas o automatizadas.

En la actualidad esto es muy factible, se verá con mayor frecuencia mientras pasan los días, con todo el revuelo de la inteligencia artificial. En sintonía, el Fondo Monetario Internacional advierte que 60% de los empleos se verán afectados por la IA.

Alguien que trabajó, emprendió o creó un negocio propio basado en ese sentimiento positivo y realización personal, pudo ver desaparecer el interés, con este las oportunidades e ingresos.

Lo que quiere decir que la pasión no es vitalicia.

Cuando se es más adulto “buscarla” -como si fuera tan fácil como entrar a Tinder y hacer match con algo y al día siguiente te paras a hacerlo- es una utopía.

Los jóvenes (hablo de personas entre 15 y 30 años) tienen tiempo y la energía para experimentar y ver qué les puede interesar.

No tiene por qué ser una profesión o una única habilidad, como digo en mi libro “Marketing Propio”, lo mejor es que sea un mix de estas. Sobre todo en la actualidad, cuando el mundo, las profesiones, empleos y negocios son tan líquidos, fluyen y cambian de manera constante.

Nunca abandones la curiosidad

Si tienes 30 años en adelante aún cuentas con tiempo para experimentar, en momentos cuando se habla que la esperanza de vida aumenta de forma continua. Sin embargo, las ganas para explorar podrían estar disminuyendo.

Muchos, después de los 40 años de edad, consideran que su tiempo o momento ya pasó. Viven en nostalgia por el trabajo, la época o el lugar donde más felices se sintieron. En una añoranza eterna.

En algún momento se dedicaron a lo que les apasionaba, pero no volvieron a conseguirlo.

Se sigue creyendo en cuentos de hadas y películas románticas donde la pasión es amor a primera vista y que solo debes seguirla. Dejarte llevar.

En la vida real es distinto.

Tengas la edad que tengas, no puedes dejar que la llama de curiosidad se apague. La curiosidad es oxígeno para la vida, energía para el alma. Mueve montañas como la fe.

Procura vivirla cada día ¿Cómo hacerlo?

Hay hábitos recomendables para recobrar el interés por un área o para explorar nuevas. Te comparto algunos:

Adopta una mentalidad de principiante: cada actividad o campo de interés, trata de verlo con ojos frescos, como si fuera la primera vez. Esto significa hacer preguntas, entender los fundamentos y estar abierto a nuevas perspectivas.

Agenda tiempo para explorar: para leer sobre un tema desconocido, hacer un curso online o experimentar con un nuevo hobby. La clave es reservar tiempo específico.

Rodéate de diversidad: interactúa con personas de diferentes culturas y profesiones. Esto te expone a ideas y formas de pensar distintas, estimulando tu curiosidad y aprendizaje.

Haz preguntas: interrogantes tipo “¿por qué?” y “¿cómo?” ante situaciones o afirmaciones, mejoran tu comprensión, también pueden llevarte a descubrimientos interesantes. El libro de Warren Berger que ya cité, me llevó a escribir en esta oportunidad.

Mantén un diario de curiosidades: anota preguntas que te surjan durante el día o temas que despierten tu interés. Puede ser un punto de partida para futuras exploraciones.

Utiliza la tecnología a tu favor: aprovecha las plataformas online para investigar sobre temas de interés. Pódcast, TED Talks, cursos en línea y blogs son excelentes recursos.

Si esa curiosidad te llevó a un área, disciplina o a un mix de estas que -junto a tus conocimientos, experiencia y talento- puedes convertir en un modelo de negocio propio, te toca avanzar. No lo pienses dos veces.

¿Cómo seguir adelante?

Dándole forma a ese producto o servicio que quieres comercializar, haz un piloto y ofrécelo al mundo. Si te paralizas en el análisis, puede que te desmotives y ¡fácil! Abandonarás. 

Haz los ajustes que consideres necesarios, comunica la nueva versión a quienes consideras tus potenciales clientes ¡SIGUE!

Hacer alrededor de esa nueva actividad te compromete, progresarás, te apasionarás y te sentirás con plenitud.
En mi blog puedes conseguir más contenidos para hallar claridad (si la necesitas) o si quieres un accountability partner que te acompañe en este nuevo camino, podríamos conversar.

Comparte tu experiencia ¡Será un gustazo leerte!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Comparte esta publicación con tus conocidos

Soy consultor, mentor y conferencista de Personal Branding y Employee Advocacy. Te acompaño a diseñar y gestionar tu posicionamiento dentro y fuera de internet para lograr innumerables oportunidades.

Recursos descargables

Luego de leer este contenido, contarás con la información clave para hacer o solicitar la producción de una web robusta, que refuerce tu posicionamiento y reputación, tanto online como offline.

Esta publicación es resultado de las entrevistas que realicé en mi pódcast “Errores que marcan”. Incluye aprendizaje y recomendaciones de 71 expertos de diversos países de Iberoamérica.

Te servirá para configurar tu sistema de valores personales, y luego lo vivas plenamente en tu modelo de negocio propio, comunicación y relacionamiento.

Te servirá de base para recabar y luego procesar toda la información que  identifiques en un proceso de escucha social (social listening), con el propósito de conocer a tu competencia, validar tu negocio o desarrollar tu estrategia de marketing.